El FC Porto confirmó su horroroso año, cayendo derrotando ante el peor equipo de la Liga NOS en Os Dragaos. El público del conjunto porteño acabó silbando a su equipo, en especial a un Iker Casillas que encajó un gol en un tiro envenenado desde casi 40 metros.

El colista apuntilla una temporada para olvidar

Con la derrota en casa ante el colista, el FC Porto dijo adiós a la Liga NOS y ahora sólo le Copa de Portugal.

Con la derrota en casa ante el colista, el FC Porto dijo adiós a la Liga NOS y ahora sólo le Copa de Portugal.

Los Dragones enterraron las pocas opciones que le quedaban de poder pelear por el título de liga con una derrota que refleja lo que ha sido este curso 2015-16.  Con 61 puntos, el equipo que desde finales de enero entre José Peseiro está a 9 puntos de desventaja de su eterno rival, el SL Benfica y a 7 del vigente campeón, el Sporting CP. Aunque el SC Braga, cuarto, se encuentra a 6 puntos, bien harían los Dragones en no perder de vista al conjunto de Paulo Fonseca, visto lo visto en el partido del lunes.

Curiosamente, el FC Porto arrancó este 2016 como líder de la Liga NOS, un efímero primer puesto que le duró menos de 2 días, hasta que cayeron derrotados en Alvalade por 2-0.  Tres derrotas en los 4 siguientes partidos le acabaron costando el puesto a Julen Lopetegui quién, tras la eliminación en la fase de grupos de la Champions League en Stamford Bridge, ya había presentado su dimisión al presidente Pinto da Costa. Este vez, el mandatario se la aceptó.

Castigo europeo

Casillas no tuvo una buena fase de grupos, con errores de bulto en los partidos ante Dynamo Kiev y Chelsea

Casillas no tuvo una buena fase de grupos, con errores de bulto en los partidos ante Dynamo Kiev y Chelsea

Con la salida de varios jugadores importantes de la pasada temporada, pero con la llegada de jugadores de reconocido prestigio, como el capitán de la selección española, Iker Casilla, parecía que éste podía ser el año del FC Porto.

La participación en la Champions League fue casi un via crucis para los Dragones, que a pesar de estar en un grupo más que asequible (Chelsea era el único equipo superior, con el Dynamo Kiev y el Maccabi Tel Aviv como supuestas comparsas), acabó pagando la derrota en casa ante los ucranianos, con un aparatoso error de Iker Casillas en el despeje, y la derrota final en Stamford Bridge, en un partido en el que el planteamiento de Lopetegui dejó mucho que desear.

Al acabar terceros del grupo, el FC Porto pasaba a la Europa League, donde la suerte le iba a dar la espalda, emparejándole con uno de los principales favoritos al título, el Borussia Dortmund, que le derrotó en ambos partidos: 2-0 en Dortmund y 0-1 en Oporto, una nueva derrota ante los ya resignados seguidores de los Dragones.

Casillas en entredicho

Ante el Tondela, en un valor muy complicado para el portero, Casillas volvió a ser silbado en su estadio.

Ante el Tondela, en un valor muy complicado para el portero, Casillas volvió a ser silbado en su estadio.

Seguro que si el mostoleño hubiese imaginado todo lo que le iba a suceder en esta temporada se habría pensado muy mucho el aceptar la oferta del conjunto luso. Si alguien pensó en que la etapa del capitán de la selección española en Portugal iba a parecerse más a un dorado retiro que a otro cosa, se equivocaba de pleno.

La llegada de uno de los mejores guardametas de los dos últimas décadas provocó una enorme expetación en Oporto. Las últimas temporadas de meta titular, Helton, no habían sido buena, de forma que la llegada del español era una enorme mejora.

Sin embargo, desde las primeras semanas de la temporada se vio que esta versión del mostoleño se parecía demasiado a la vista en Madrid durante los tres últimos años. Por cercanía con los planteamientos de su idolatrado Mourinho o, simplemente, porque lo que veían no se adaptaba a los esperado, los aficionados empezaron de dudar de su portero tras varios fallos en semanas consecutivas en los que no quedó en buen lugar.

Un gol ante otro de los modesto, el Vitoria Guimaraes, el 17 de enero, terminó de romperlo todo entre afición y guardameta, que de nuevo recibía enormes críticas desde España a través de las redes sociales.

Su exhibición ante el SL Benfica, en un derbi que se llevó el FC Porto, le sirvió para callar bocas durante unas cuántas semanas, pero errores como el del pasado lunes, en una jugada en la que la pasividad de la defensa del FC Porto deja que un rival tenga tiempo de armar la pierna y colocarla en la escuadra, a la que no llega Casillas, fía el resultado de toda la temporada del equipo de Peseiro en poder ganar la Copa de Portugal ante el SC Braga, en una final que cerrará la temporada de fútbol oficial en Portugal.