La edición número 25 de la máxima competición del fútbol británico arranca este viernes en Londres, con la disputa de un interesante duelo entre Arsenal y Leicester City. Coincidiendo con este cuarto de siglo de vida, la Premier League alcanza su mejor nivel, volviendo a superar los 1000 millones de euros de inversión en fichajes y con el vigente campeón generando demasiadas dudas sobre cuál será su rendimiento.

A evitar ‘el año de Mourinho’

Antonio Conte y su Chelsea defiende título sin la certeza de saber si se han reforzado lo suficiente para una temporada tan exigente.

Antonio Conte y su Chelsea defiende título sin la certeza de saber si se han reforzado lo suficiente para una temporada tan exigente.

El Chelsea de Antonio Conte defenderá el título ganado la pasada temporada y lo hará con el objetivo de evitar lo vivido en el arranque de la temporada 2015-16, cuando los Blues defendían el título y apenas se reforzaron, lo que acabó provocando el despido de José Mourinho antes de Navidad.

Los fichajes de Álvaro Morata, Antonio Rüdiger y Bakayoko no hacen si no cubrir la marcha de Diego Costa (apartado del equipo pro mutuo acuerdo hasta que se resuelva su marcha al Atlético de Madrid), el capitán John Terry y el serbio Nemanja Matic, tres jugadores claves la pasada temporada (en el caso de Terry, más en el vestuario que en el campo), lo que sigue dejando muy corta a la plantilla, que este año sí peleará en Champions League.

El poder está en Manchester

Tras romper el rçecord pagado por un defensa con Kyle Walker, el Manchester City rompe de nuevo el récord, pagando 60 millones de euros por Mendy.

Tras romper el rçecord pagado por un defensa con Kyle Walker, el Manchester City rompe de nuevo el récord, pagando 60 millones de euros por Mendy.

Las dudas de los Blues sirven para que, de salida, los dos equipos de Manchester estén situados a la par que los londinenses en cuanto a favoritismo en las casas de apuestas. Los Citizen han vuelto a superar los 200 millones de inversión, esta vez muy centrada en reforzar los puestos de laterales, con la llegada de Benjamin Mendy, Kyle Walker y Danilo, por los que han pagado más de 140 millones de euros. Junto a ellos, llega al Etihad Stadium el portugués Bernardo Silva, un mediapunta más para jugar con De Bruynee y nuestro David Silva.

En la acera de enfrente, los Red Devils se han reforzado con tres jugadores de nivel: el defensa sueco Lindelof, el mediocentro Nemanja Matic y el belga Romelu Lukaku. Visto lo visto ante el Real Madrid, a Mourinho y sus hombres aún les falta mucho para ser un equipo dominante con el balón en los pies, pero han mejorado en solidez y en potencia física.

¿Verdaderos contendientes?

Philippe Coutinho fue uno de los mejores jugadores del equipo de Liverpool durante la temporada pasada, despertando el interés del Barça este verano.

Philippe Coutinho fue uno de los mejores jugadores del equipo de Liverpool durante la temporada pasada, despertando el interés del Barça este verano.

Tottenham Hotspurs y Liverpool fueron los dos grandes rivales del Chelsea la pasada campaña (junto con el irregular Manchester City). Sin embargo, ninguno de los dos parece estar en disposición de mantenerse en la pelea por el título, al menos en el arranque.

En el caso de los Spurs, la fuerte inversión para levantar el nuevo estadio (casi 900 millones) ha hecho que sean el único equipo que acabó en los primeros puestos de las 5 grandes ligas europeas que esta temporada aún no ha invertido un sólo euro en fichar algún jugador. La marcha de Kyle Walker al Manchester City, a cambio de 53 millones de euros, y la posible salida de Dyer, por el que varios de los grandes europeos están interesados, han aliviado las arcas londinenses, pero Pochettino tiene suficientes razones como para no estar feliz. A cambio, la presión en caso de no poder estar tan arriba será casi nula.

Un caso diferentes es el Liverpool de Jürgen Klopp, que había invertido en el fichaje de Mohamed Salah procedente de la AS Roma, y que ve como horas antes del inicio de la competición, puede quedarse sin Philippe Coutinho, por el que el FC Barcelona ofrece 100 millones de euros. Ni siquiera los refuerzos del lateral zurdo Andrew Robertson y el delantero centro Dominic Solanke servirán de nada en el caso de que el brasileño se marche, sobre todo, cuando en el mercado no hay jugadores de su nivel.

Ellos, junto con el siempre indescifrable Arsenal de Arsene Wenger deben ser las alternativas en una temporada que arranca este viernes y en la que, como es tradición en los últimos 5 años, no hay un candidato claro.

¡ Síguenos en Facebook Twitter !