La Vecchia Signora no pudo cantar el alirón en el Estadio Olímpico de Roma el pasado domingo, cayendo en una mala segunda parte ante el conjunto giallorosso. Pese a todo, los de Allegri tienen todo en su mano para proclamarse campeones en el Juventus Stadium el próximo fin de semana.

Exceso de confianza

Radja Nainggolan marcó el tercer y definitivo tanto de la AS Roma en la victoria ante la Juventus de Turín por 3-1.

Radja Nainggolan marcó el tercer y definitivo tanto de la AS Roma en la victoria ante la Juventus de Turín por 3-1.

“Esto nos debe servir como lección”. La opinión de Bonucci era el reflejo de lo que la mayoría de sus compañeros sentía tras la justa derrota ante la AS Roma por 3-1. Los turineses se plantaron en la capital italiana sabiendo de la goleada del Nápoles que les obligaba a ganar a los romanistas para proclamarse campeones sin necesidad de esperar ninguna jornada más. Había sido una quincena muy buena para los campeones, justos finalistas de la Copa de Italia (se miden en la final a la Lazio) y de la Champions League (eliminaron al excitante AS Mónaco de Mbappé por un 4-1 global en los dos partidos). Con la posibilidad de cerrar una semana mágica (clasificación para la 12ª final de su historia, título del Scudetto y título de copa el miércoles), los turineses saltaron al césped del Olímpico con varios cambios en relación al once de gala, del que se mantenían Buffon, Bonucci, Pjanic, Mandzukic e Higuaín.

Sería uno de los reservas, Mario Lemina, quién abriría el marcador en el minuto 21 de partido. Ese gol daba el sexto Scudetto consecutivo al equipo turinés, pero los romanos no dieron opción a pensar en celebraciones, con el gol de Daniele De Rossi tan sólo 4 minutos después. Sin forzar la máquina, la Juventus jugó con que su equipo necesitaba más que ella la victoria, dejando que los romanos sacasen todo lo que llevaban dentro para poder ganar.

Reacción romana

Con la ausencia de Dzeko, Spalletti recuperó al tridente que tan buen resultado le dio el año pasado, formado por Perotti, Salah y El Shaarawy, autor del segundo gol del partido.

Con la ausencia de Dzeko, Spalletti recuperó al tridente que tan buen resultado le dio el año pasado, formado por Perotti, Salah y El Shaarawy, autor del segundo gol de la AS Roma en el partido.

Sería en la segunda mitad cuando el internacional El Shaarawy tendría un papel estelar y se convertiría en el gran protagonista del partido. Con Dzeko ausente, Spalletti apostó por el tridente con el que se jugó la mayor parte de la pasada temporada, alineando a Salah, Perotti y el internacional italiano, de origen marroquí, como línea delantera sin referente fijo.

El Shaarawy daría la vuelta al partido en el minuto 56, lo que provocó que Allegri metiese a Dani Alves, su mejor jugador en la eliminatoria ante el AS Mónaco, en lugar de Lichsteiner. Para su desgracia, tan sólo un minuto más tarde, el internacional belga Radja Nainggolan ponía el 3-1 en el marcador, desatando la euforia en la gradas del Estadio Olímpico, desencantado con su equipo desde que la Lazio no sólo les eliminase de la semifinal de la Copa de Italia, si no que, además, su eterno rival acabó con sus escasas opciones de llegar con opciones de ganar el título, derrotándoles por 1-3 en el anterior partido como locales.

Pese a que Allegri dio entrada a Dybala y Marchisio, ya no dio tiempo para más. La Juventus sumaba su 5ª derrota de la temporada en la Serie A, manteniendo una ventaja de 4 puntos con su verdugo y uno más en relación al Nápoles. Con dos jornadas por jugarse y ante la visita del Crotone, que se juega la vida en ese penúltimo partido, los turineses no pueden confiarse con que un empate les valga. Por lo visto en Roma, no hay enemigos pequeños, ni siquiera para la Vecchia Signora.

¡ Buenas Apuestas !