La selección gala volvió a sacar toda su efectividad para imponerse a Croacia en la final del Mundial de Rusia 2018. Un gol en propia meta (originado en una falta mal señalada sobre Griezmann) y un polémico penalti (el primero señado por el VAR) mando a los galos con 2-1 en el primer tiempo…pese a que solo tuvieron una ocasión de gol. En la segunda mitad, los goles de Pogba y Mbappe situaron el marcador en 4-1 antes de la enésima cantada de Hugo Lloris, que dio emoción al partido.

Máxima eficiencia gala

Antoine Griezmann generó dos goles de la nada en una primera parte en la que Francia acabó con 2 goles en el marcador.

Antoine Griezmann generó dos goles de la nada en una primera parte en la que Francia acabó con 2 goles en el marcador.

Salió Croacia con galones de mando ante una Francia muy cómodo con no tener el balón en su poder. Los balcánicos jugaron un gran fútbol, pero no llegaron a inquietar a Lloris, mientras que los galos, directamente, no jugaron nada en ataque.

En una jugada aislada, Griezmann se tiró a la piscina, sacando una falta directa que el árbitro se comió. En el saque, el delantero del Atlético de Madrid colgó al centro del área y Mandzukic, al intentar despejar, acabó marcando el primer tanto de la final. La suerte le devolvería el sinsabor en la segunda parte.

Perisic tuvo las mejores ocasiones croatas y acabó logrando el empate con un excelente remate que batió a Lloris. De nuevo los franceses, a 15 minutos del descanso, se encontró un corner de regalo en un mal despeje de Vida. En el corner, Griezmann metió el balón en el corazón del área y Perisic, de manera innecesaria, sacó la mano de su sitio y despejó el balón.

Pitana, el árbitro argentino que no había usado el VAR en los 5 partidos que había arbitrado en el Mundial, decidió revisar la jugada y acabó señalando la pena máxima, que marcó Griezmann.

Francia abre hueco a la contra

Kylian Mbappe tuvo un papel decisivo en la victoria francesa ante Croacia en la final del Mundial.

Kylian Mbappe tuvo un papel decisivo en la victoria francesa ante Croacia en la final del Mundial.

Tras el descanso, Croacia volvió a salir mejor, quizás enfadada por los dos errores del colegiado. Sin embargo, en una contra, Pogba sacó un increíble pase de exterior sobre Mbappe, letal en velocidad. La jugada acabó llegándole al jugador del United, solo en el borde del área, para que marcase el 3-1 con un gran tiro colocado.

Sin tiempo para hacerse a la idea, Mbappe marcaría el 4-1 en una jugada similar. El mejor jugador de este Mundial acabó situándose en el borde del área para batir a su ex compañero en el AS Mónaco Daniel Subasic, que estaba mal colocado.

Todo parecía resuelto con más de 20 minutos por delante, pero Hugo Lloris insistió en ponerle emoción. El meta del Tottenham, que ha tenía un año lleno de cantadas, trató de regatear a Mandzukic y cometió un error de principiante. ¿También acusará a Sergio Ramos de haber chocado con él en los dos duelos de Champions League y haberle provocado una conmoción?

Croacia no se rinde

Mario Mandzukic fue uno de los protagonistas de la final, marcando un gol en propia meta y aprovechando un regalo de Lloris para marcar el segundo tanto croata.

Mario Mandzukic fue uno de los protagonistas de la final, marcando un gol en propia meta y aprovechando un regalo de Lloris para marcar el segundo tanto croata.

El tanto dio alas a Croacia, que dispuso de varias ocasiones de gol en los diez minutos siguientes. Los franceses se sentían muy cómodos esperando su momento a la contra.

Deschamps incluso quitó a Giroud, que se marcha del Mundial habiendo hecho un excelente trabajo para el equipo, pero sin haber marcado (ni siquiera tirado entre los tres palos) en los 7 partidos que ha disputado.

Croacia lo intentó todo, pero recibió un castigo inmerecido en la primera mitad (perjudicado por las decisiones de Néstor Pitana) y en la segunda parte, no pudo hacer nada para parar a un jugador letal en velocidad como Kylian Mbappe.

¡Buenas apuestas!