Los hombres de Zinedine Zidane se coronan como ‘Supercampeones de Europa” por segundo año consecutivo, ampliando su racha de victorias en partidos finales de competición internacional a 11 tras imponerse por 2-1 al Manchester United.

Ganar cuando importa

Como en la final de Cardiff, Carlos Henrique Casemiro fue decisivo para la victoria del Real Madrid.

Como en la final de Cardiff, Carlos Henrique Casemiro fue decisivo para la victoria del Real Madrid.

Como se presumía, poco o nada tuvo que ver este Real Madrid con el visto en la gira estadounidense. El campeón de Europa jugó una gran primera hora de partido, justo el tiempo que le aguantó el físico a jugadores como Isco Alarcón o Luka Modric. Sin Cristiano Ronaldo de inicio, Zidane puso ese 4-4-2 con el que tanto él como el equipo se siente realmente cómodo, con la que será su defensa titular (Ramos, Varane, Carvajal, Marcelo) por delante de Keylor Navas, y con el mejor mediocampo del mundo, con Casemiro como apagafuegos, Kroos y Modric en la dirección e Isco poniendo la magia y el desborde. Bale y Benzema, pese a no marcar, jugaron su mejor partido desde el curso pasado, volviendo loca a la defensa de cinco situada por José Mourinho.

Precisamente, el equipo del portugués salió mandando de inicio, de la única forma en la que, con la actual configuración de la plantilla, es capaz de hacerlo: presionando muy arriba, robando el balón lo antes posible y atacando con el menor número de toques.

Casemiro e Isco fueron decisivos

Isco Alarcón fue elegido mejor jugador de la final de la Supercopa de Europa 2017.

Isco Alarcón fue elegido mejor jugador de la final de la Supercopa de Europa 2017.

Al Real Madrid le costó apenas 10 minutos el entender que tanto pressing, tanto desgastes, no iba unido a la necesaria coordinación. Lo que Lukaku, Lingard, Mkhitaryan y Pogba corrían detrás de la pelota, no servía de nada puesto que siempre se quedaba libre Casemiro, jugador clave en el partido de anoche, tanto por su habitual faceta de orden táctico y recuperación, como por su situación entre los centrales, sacando el balón con gran criterio. La labor del brasileño fue redondeada con el primer tanto del partido, ese al que Mourinho se agarra para justificar una derrota que debió se más amplia.

Un pase medido de Carvajal dejó a Casemiro sólo ante De Gea, al que batió con un toque colocado a la izquierda del meta español. El pase pudo salir con Casemiro adelantado o no (la imagen y los 1000 análisis posteriores viendo la jugada repetida deja todo en el aire), pero el entrenador de Setúbal se quejó del no funcionamiento del VAR para haber anulado ese gol, quizás olvidando que con el VAR en uso, Smalling cometió penalti sobre Ramos en el minuto 10 y, minutos después, a Casemiro le agarraron cuando estaba rematando a gol. Cosas de la memoria selectiva de Don José.

El gol de Casemiro ayudó a que el dominio blanco pasase a ser total. Los Diablos Rojos corrían, el Real Madrid movía el balón y el tiempo pasaba hasta llegar al descanso con la sensación de baño al campeón de la Eurocup. Tras la reanudación, sería Isco el que pondría el segundo gol en el marcador, finalizando una enorme jugada en la que el pase de Bale estuvo a la altura del inicio de la jugada del malagueño.

La 4ª Supercopa de Europa

El Real Madrid ganó su cuarta Supercopa de Europa, la tercera en 4 años y la segunda consecutiva, derrotando al Manchester United por 2-1.

El Real Madrid ganó su cuarta Supercopa de Europa, la tercera en 4 años y la segunda consecutiva, derrotando al Manchester United por 2-1.

Precisamente en la botas del galés estuvo el cierre del partido, mandando al larguero un trallazo que ya tenía batido a De Gea. En la jugada siguiente, un remate a bocajarro de Matic pilló por sorpresa a Navas, que rechazó mansamente a la botas de un Lukaku que sólo tuvo que empujarla.

Esa ocasión, junto a una anterior del propio delantero belga, y la jugada decisiva de Rashford en el tramo final del partido, en un mano a mano que le sacó Navas para darle la victoria al Real Madrid, fue todo el bagaje del equipo inglés, que necesita un milagro para empezar a jugar al fútbol que se juega en otras latitudes. La inversión de más de 300 millones en los dos últimos años les ha dado 3 títulos menores, pero en partidos como el de anoche, ante el equipo más conjuntado de Europa, se ve la enorme diferencia a la hora de llevar el ritmo, elaborar el juego y tener alternativas, más allá de poner a Fellaini a pegarse con todo el mundo.

El Real Madrid gana su cuarta Supercopa de Europa, la tercera en 4 años, y se prepara para otro desafío: ganarle la Supercopa de España al FC Barcelona. Aquí os lo contaremos.

¡ Síguenos en Facebook Twitter !