Un gol de Karim Benzema y dos tantos de Gareth Bale, elegido Man of the Match, dieron el 13º título de Champions League, el tercero de forma consecutiva.

El Real Madrid de Zidane entra en la leyenda

Por primera vez en el actual formato, un equipo gana tres Champions League de forma consecutiva.

Por primera vez en el actual formato, un equipo gana tres Champions League de forma consecutiva.

El Real Madrid levantó su 13ª Champions League en Kiev. Quitando las cinco primeras Copas de Europa del Real Madrid de Di Stéfano, Gento y Puskas, ningún equipo ha ganado más de tres Champions League consecutivas. El Ajax de Cruyff y el Bayern de Beckenbauer ganaron tres consecutivas en el anterior formato de la competición pero en el actual, el conjunto Blanco ha sido el primero en repetir y, este año, ganar tres.

Quizás sea ésta la más difícil para el equipo madrileño, que sufrió en la fase de grupos, quedando por detrás del Tottenham Hotspurs de Pochettino y Harry Kane, y que por primera vez en años, aparecía como víctima de su rival en octavos de final, el PSG de Neymar Jr.

El campeón francés fue el primer rival de los Blancos en su camino a la 13ª. Tras los de Emery caerían el campeón de Italia, la Juventus de Allegri, y el campeón alemán, el Bayern Munich. Únicamente el Liverpool, el verdugo del campeón inglés, el Manchester City, no ha acabado ganando su liga.

Más fácil sin Salah…y con Karius

Gareth Bale marcó un doblete saliendo desde el banquillo, decidiendo la final para el Real Madrid.

Gareth Bale marcó un doblete saliendo desde el banquillo, decidiendo la final para el Real Madrid.

Para el Liverpool, dos fueron las claves de esta derrota. La primera fue la lesión de Mohammed Salah antes de la media hora de juego. En un forcejeo con Ramos, el Faraón de Anfield se acabó lesionando su hombro, dejando a su equipo sin su máxima estrella. Si hasta ese momento, el Liverpool había puesto en apuros al Real Madrid, a partir de su lesión, los Reds perdieron ese empuje hasta verse por detrás en el marcador.

La segunda fue la lamentable actuación de Loris Karius, el meta germano que tuvo la peor noche de su carrera. Si Klopp apostó fuerte por su compatriota y éste acabó condenando a Mignolet al banquillo, el alemán regaló el primer gol a Benzema, al estilo de lo que pasó con Ulreich en la semifinal ante el Bayern. Después vendría el gol de Mané en una jugada a balón parado. Un corner mal defendido por los Blancos que dejó al senegalés sólo ante la meta de Navas. También vendría el golazo de Bale, del que hablaré más adelante. Pero para cerrar el tema Karius, si el gol ante Benzema fue un fallo garrafal, el gol que se come a tiro de Bale, con 2-1 en contra, es para que el meta se plantée su futuro profesional. El trallazo del galés hizo un extraño y Karius se lo comió por no poner las manos duras o despejar de puños. Ahí acabó el partido.

Estelar Gareth Bale

Uno de los momentos claves del partido fue el gol de chilena de Gareth Bale que ponía al Real Madrid por delante.

Uno de los momentos claves del partido fue el gol de chilena de Gareth Bale que ponía al Real Madrid por delante.

Aparte de Benzema, que jugó un enorme partido, el gran protagonista del partido para el Real Madrid fue Gareth Bale. Salió en el minuto 60 para sustituir a Isco Alarcón, que no tuvo su mejor noche,  y su entrada fue decisiva.

El galés marcó el primer gol de chilena de las finales de la máxima competición europea, aprovechando un centro de Marcelo que recordó al pase de Roberto Carlos para el remate de Zidane en Glasgow 16 años atrás.

Ese gol rompió el partido, y el galés lo remató al disparar desde más de 30 metros, probando los nervios de un Karius que falló de forma incomprensible. Su doblete su une a los 5 goles en los últimos 4 partidos, en un final de temporada digno de un crack mundial.

¡Buenas Apuestas!