Jürgen Klopp y su Liverpool dieron la campanada y confirmaron la eliminación del gran favorito, el Manchester City de Pep Guardiola en los cuartos de final de la UEFA Champions League. Los Reds fueron capaces no sólo de clasificarse, si no de hacerlo ganando en los dos partidos, siendo el único equipo que ha derrotado a los Citizens en tres partidos esta temporada.

Un City de dos caras

Gabriel Jesus adelantó al Manchester City en los primeros minutos del partido, aprovechando una falta de Sterling sobre Van Dijk no pitada por Mateu Lahoz, que propició el pase del ex del Liverpool para el gol del brasileño.

Gabriel Jesus adelantó al Manchester City en los primeros minutos del partido, aprovechando una falta de Sterling sobre Van Dijk no pitada por Mateu Lahoz, que propició el pase del ex del Liverpool para el gol del brasileño.

Dice el manual del fútbol que para poder remontar una desventaja de más de dos goles, es casi imprescindible poder marcar en el primer cuarto de hora de partido. El Manchester City lo hizo en el minuto 2, aprovechando una falta no señalada de Raheem Sterling sobre Virgil Van Dijk, que acabó convirtiendo en gol Gabriel Jesús.

Se esperaba que el Liverpool pudiera venirse abajo ante el supuesto vendaval skyblue, pero lejos de eso, los de Klopp no perdieron los nervios y llevaron a cabo el plan de juego marcado por el ex del Mainz y del Borussia Dortmund.

Viendo que el partido no iba como él quería, Pep Guardiola decidió que había que meter toda la presión del mundo al sexteto arbitral. La jugada clave del partido llegaría con una mala salida de Karius, un rechace dividido que no se sabe si sale de un jugador del Liverpool o del City, y el balón que le llega a Leroy Sané para marcar a placer. El juez de banda considera que el balón viene de un jugador local y señala fuera de juego del extremo alemán, provocando todo tipo de quejas de entrenador catalán.

Mateu es la excusa ideal para Guardiola

Pep Guardiola perdió los papeles en el descanso, dirigiéndose en malos términos al árbitro valenciano Mateu Lahoz, que le expulsó.

Pep Guardiola perdió los papeles en el descanso, dirigiéndose en malos términos al árbitro valenciano Mateu Lahoz, que le expulsó.

Con 1-0 en el marcador, el partido llega al descanso y Guardiola sale a, teóricamente apartar a varios de sus jugadores que estaban rodeando a Mateu. Lejos de poner paz, Guardiola se enzarza en una lucha dialéctica con el valenciano, acordándose de ese árbitro “español” que el año pasado no pitó a su favor. Sí, el mismo árbitro que tenía delante. Mateu expulsó a Guardiola que ve el resto del partido desde el palco, comunicándose con su cuerpo técnico delante de las cámaras de la televisión.

Sin el entrenador en la banda, el City pierde fuelle y eso lo acaba aprovechando el Liverpool para marcar en dos ocasiones. El gol que mata el partido es obra de Mohamed Salah, aprovechando una gran jugada de Sadio Mané que le acaba llegando a sus pies.

Los Reds se llevan la victoria

El Liverpool se llevó la victoria en el Etihad Stadium, la tercera de esta temporada en cuatro partidos ante los Citizens.

El Liverpool se llevó la victoria en el Etihad Stadium, la tercera de esta temporada en cuatro partidos ante los Citizens.

Con el duro palo sobre su espalda, el conjunto skyblue se dejó ir, generando aún menos peligro que en la primera mitad. Ni la entrada de Agüero con 25 minutos por delante cambió nada para los locales.

Roberto Firmino marcaba el tanto de la victoria visitante en los últimos minutos del partido. El brasileño mostró lo que es jugar para el equipo, sacrificándose en defensa y cerrando su gran actuación con el gol del 1-2.

El Liverpool jugará una nueva semifinal, alejando de ella a unos Citizens que sólo han llegado a esa penúltima ronda en una ocasión. Fue con Manuel Pellegrini y 700 millones de euros menos de inversión, y que además suman su tercera derrota consecutiva en la última semana.

¡ Buenas Apuestas !