Italia se acerca al abismo tras caer en Estocolmo ante Suecia (1-0), mostrando enorme problemas para generar juego. El seleccionador, Gian Piero Ventura, está en entredicho a escasas horas de jugarse el pase al Mundial en San Siro.

Con su propia medicina

Belotti lucha por un balón ante Larsson. El delantero centro del Torino llegó muy justo de preparación a este partido.

Belotti lucha por un balón ante Larsson. El delantero centro del Torino llegó muy justo de preparación a este partido.

“Ojalá en Milán el árbitro consienta lo mismo que ha consentido hoy (….) La derrota es injusta: sólo han tirado una vez a puerta”. El seleccionador transalpino no tuvo pelos en la lengua, protestando en la rueda de prensa acerca de la dureza de su rival. Un equipo que fue al choque, con dio codazos, que intimidó al medio del campo italiano….como solía hacer la Squadra Azzurra.

Belotti salió de inicio en la punta del ataque italiano, junto al enrachado Ciro Immobile. El 9 del Torino había llegado justo a este partido tras tener problemas físicos, y eso se le notó. Sin embargo, el problema de Italia no estuvo en la delantera, que acabó siendo formada por Immobile, Eder y el napolitano Lorenzo Insigne, en una especie de desesperado 4-2-4 que no hizo sino dejar al aire todos los males de esta selección.

La sombra de Conte es alargada

Suecia aprovechó su mejor oportunidad ante Buffon para marcar el gol de la victoria en el partido de ida.

Suecia aprovechó su mejor oportunidad ante Buffon para marcar el gol de la victoria en el partido de ida.

Cuando Antonio Conte anunció que dejaba de ser seleccionador después de la pasada Eurocopa de Francia, la Federación Italiana de fútbol tuvo tiempo para pensar y elegir el mejor recambio. No se sabe si porque las primeras opciones dejaron pasar la oportunidad por no estar a la altura del trabajo hecho por su predecesor o por estar con contratos más lucrativos con clubes europeos, pero lo cierto es que fue el veterano Gian Piero Ventura quién acabó siendo nombrado seleccionador.

A medio camino entre el fútbol tradicional y la generación de entrenadores italianos mucho más ofensivos (Conte, Spalletti, Sarri, Di Francesco…), el preparador genovés tomó las riendas del equipo transalpino prácticamente a la vez que Julen Lopetegui.

Sería precisamente la selección española la que le daría los mayores disgustos a Ventura. Primero, España rompió la buena racha de resultados de Italia con un empate en suelo transalpino en la primera vuelta de la fase de grupos. Después, los Isco, Silva, Asensio y compañía le dieron un repaso futbolístico a los azzurri en el Estadio Santiago Bernabéu, lo que provocó que Italia tuviera que disputar esta repesca.

A todo o nada

Buffon y sus compañeros deberán remontar el tanto de ventaja de Suecia en el partido de ida.

Buffon y sus compañeros deberán remontar el tanto de ventaja de Suecia en el partido de ida.

Italia debe remontar el tanto de Jakob Johansson en el Friends Arena de Solna, algo que está dentro de lo lógico. Suecia no ha demostrado ser un equipo de élite en la fase de grupos, cayendo fuera de su casa ante rivales de igual o menor entidad que Italia. Sin embargo, la ausencia de Marco Verratti para este vital partido va a provocar que Ventura tome una decisión realmente arriesgada: volver a utilizar el 4-2-4 que ha usado en varios partidos en el último año.

Ante Suecia, Ventura salió con el tradicional 5-3-2 que tan buen resultado ha dado a la Juventus. La “BBBC” (Buffon, Barzagli, Bonucci, Chiellini) vuelve a estar juntos, escoltados por el jugador del Manchester United, Darmian, y Antonio Candreva como carrileros largos. En el centro del campo, De Rossi, Parolo y Verratti sufrieron para generar juego, dejando casi inéditos a Immobile y Belotti.

La tarjeta amarilla que dejará a Verratti fuera del partido del domingo hizo que Ventura se arriesgase ya en el partido de Solna, sacando a Insigne en su lugar. De esta manera, Italia jugó con 4 atrás (la BBC más Darmian), situando a Candreva como extremo,, su posición natural, junto a Eder (que salió por Belotti), Insigne e Immobile. En el centro del campo, únicamente De Rossi y Parolo se quedarán solos ante el cuarteto de mediocampistas suecos, de forma que el balón pasaba de área a área sin que ninguno de los dos pudiese hacer nada.

Hace 60 años que Italia no se pierde una cita mundialista. Ventura espera no ser el hombre que dejó a la Squadra Azzurra fuera. Veremos si es capaz de lograrlo o no.

¡Buenas Apuestas!