Ser apostador puede parecer muy fácil: usted crea su cuenta en una casa de apuestas, deposita dinero y luego, sólo elegir un partido, un tipo de apuesta, apostar y esperar  el resultado final. Pero ser apostador es mucho más que eso, es esencialmente amar el deporte, estudiar muy bien los equipos y competiciones, y luego apostar con responsabilidad y con la certeza de lo que está haciendo. Eso es la base para ser un apostador, ¿pero qué necesita para ser un apostador de éxito? ¿Cuál es la fórmula para ser un  ganador? Puede que no haya una fórmula para ello, pero hay varias cosas que usted debe tener en cuenta que seguramente harán usted sea un gran apostador.

Cuando se apuesta a largo plazo, uno de los objetivos es ganar dinero, por lo que debe mirar las apuestas como un trabajo, tal como si estuviera invirtiendo en acciones. Debe apostar de forma profesional e imparcial. Mirar las estadísticas y el verdadero potencial de los equipos y luego apostar. Muchos jugadores dejan de apostar en la victoria de ciertos equipos sólo porque no les gusta o son rivales de su club del corazón. ¡Eso no es correcto! Si usted piensa que un determinado equipo va a ganar, usted debe apostar porque así ganará dinero. Esta es sólo una de las distintas razones que hacen que existan apostadores recreativos y verdaderos profesionales. Vamos a ver lo que un profesional hace diferente de los otros apostadores que lo lleva al éxito.

¿Cómo tener éxito en las apuestas deportivas?

1- Un apostante de éxito no hace apuestas sobre partidos o competiciones que no conoce. Imagínese que usted está mirando en la casa de apuestas y encuentra un partido de, por ejemplo la Liga de Fútbol de Turquía, que usted no conoce, pero que ofrece buenas cotizaciones y grandes posibilidades de ganar dinero.Siempre es tentador apostar en una competición como esta, pero la verdad es que usted no debe apostar porque muy probablemente terminará por perder su dinero. Para tener éxito en las apuestas deportivas, debes elegir por ejemplo 5 competiciones o ligas diferentes, estudiar muy bien todas ellas y sólo apostar en esos partidos. No se quede deseando y queriendo más beneficios porque ese deseo puede tener un resultado diferente.

2- Los profesionales que terminan teniendo éxito siempre tienen en mente que nada en este mundo  está garantizado, y que en las apuestas deportivas ocurre igual. Usted nunca debe creer que tiene la certeza absoluta sobre un partido, porque siendo el deporte tan imprevisible,  nunca puede estar seguro de que el Real Madrid va a ganar del Eibar. En este ejemplo, usted puede encontrar que es muy probable que el Real Madrid gane el partido siendo él el favorito, pero nada es seguro. Así que cuando usted hace una apuesta debe tener esto en mente y no apostar montantes muy altos, por ejemplo, porque siempre existe la posibilidad de que pueda perder. Cuando las apuestas parecen seguras, normalmente tienen cotizaciones muy bajas, por lo que incluso apostando mucho dinero, puede acabar ganando una cantidad muy baja.

Por regla general, usted nunca debe apostar en cotizaciones inferiores a 1.50, por la simple razón de que el riesgo no compensa el retorno que usted tendrá con sus apuestas. Olvide por completo las cuotas de 1.20 o 1.30 porque generalmente, un apostador de éxito, nunca consigue cuotas tan bajas. Necesita hacer menos apuestas, con cotizaciones más altas. Notará la diferencia.

Cómo ser un apostador de éxito

3- Puede suceder se entre en una racha negativa y pierda varias apuestas seguidas. ¡Eso es algo normal! Un apostador profesional no se dejará influir por eso. Por el contrario, encontrará otras formas de entender los partidos y los equipos y si tiene que empezar de nuevo, apostando de poco en poco, lo hará. Hay siempre momentos en que usted piensa que va a ganar, pero al final acaba siempre perdiendo sus apuestas. Pero un apostador de éxito no se puede deprimirse y perder la confianza. Al contrario, tiene que levantar la cabeza, mirar mejor a las estadísticas, estudiar más los partidos y luego volver a hacer sus apuestas. Tenga siempre claro el momento que está viviendo y nunca permita que sus emociones controlen su juego.

4- Como dije antes, muchos apostantes tienen la costumbre de apostar siempre a favor de su equipo de corazón. Eso no es ser un apostador de éxito, porque imagine que ese equipo que, siendo realista, es un equipo débil que probablemente no va a ganar. Entonces no tiene sentido apostar que va a ganar sólo porque le gusta mucho. Probablemente perderá su apuesta y por supuesto que no le dará éxito con sus apuestas. Usted siendo hincha de ese equipo tiene que tener más noción que cualquier otro apostador de la calidad de su equipo y saber si tiene opciones reales de ganar, o no, ese partido. Si la respuesta es negativa, simplemente no debe apostar.

5- Uno de los más importantes a tener en cuenta es la forma de gestionar sus fondos. Usted nunca debe apostar en un partido por el valor total de lo que tenga en su cuenta de apuestas. Debe tener claro una cantidad que va a apostar sin arriesgar a quedarse sin nada, para que nada le complique después el poder seguir realizando sus próximas apuestas. Imagine que su cuenta tiene 100€, usted no debería apostarse por ejemplo 80€ en un solo partido, porque si usted pierde se quedará con muy poco dinero para conseguir recuperar sus pérdidas. Un apostador profesional nunca apuesta más del 10% del valor total de su banca en una sola apuesta. Así usted tendrá siempre margen para seguir apostando en caso de pasar por una racha negativa. Tenga cuidado y lea más sobre este tema en   ¿Cómo administrar sus fondos en las apuestas deportivas.

Para finalizar, gestione sus apuestas como si fuera un trabajo, como una forma de ganar dinero con la que también podrá divertirse.

¡Buenas apuestas!