El extremo galés fue la gran estrella de la goleada del Real Madrid ante el Celta de Vigo (6-0), con la que el campeón de Europa se despide de su aficionados hasta la próxima temporada.

La más que posible despedida de Bale

Toni Kroos cerró la goleada del Real Madrid aprovechando un gran pase de Borja Mayoral.

Toni Kroos cerró la goleada del Real Madrid aprovechando un gran pase de Borja Mayoral.

La campaña mediática que lleva sufriendo el 11 del Real Madrid le ha dejado apartado de los onces titulares de Zidane. Sus problemas de lesiones, su cacareada apatía y falta de buen rollo con sus compañeros, y sobre todo el no tener a ningún periodista a sueldo para alabar sus enormes cualidades, al estilo de otros de sus compañeros de profesión en la Liga Santander, ha hecho que uno de los mejores jugadores del mundo sea tratado como si se tratase de un cualquiera.

En días como ayer, en los que la ausencia de Ronaldo de la convocatoria le situó en punta junto a Karim Benzema, con Isco por detrás de ellos, Bale disfrutó de su profesión. El Celta lo puso más fácil, no hay duda. Unzué se va a despedir del equipo celtiña muriendo con sus ideas pese a que esa forma de jugar, con una débil presión y las líneas muy adelantadas, encajaba a las mil maravillas con los 11 jugadores que Zidane puso en el campo.

El retorno del Expreso de Cardiff

Gareth Bale marcó dos goles en el que pudo ser su último partido como jugador del Real Madrid en el Estadio Santiago Bernabéu.

Gareth Bale marcó dos goles en el que pudo ser su último partido como jugador del Real Madrid en el Estadio Santiago Bernabéu.

Antes del primer cuarto de hora de juego, un pase a la espalda de la línea de fuera de juego tirada por los vigueses dejó sólo a Bale ante el meta gallego. No perdonó, abriendo el marcador con un tiro ajustado. Veinte minutos más tarde, otro pase de Isco para la carrera del galés, siempre por banda derecha, inició una de las jugadas de la temporada: Bale se deshizo de su marcador con un increíble autopase, se movió hacia el centro del área hasta encontrar el ángulo perfecto para soltar la zurda, mandando el balón a la escuadra del Celta. Una obra de arte de un jugador que en un lustro puede irse, si como parece va a hacer, con 4 finales jugadas de Champions League y la sensación de que ninguno de sus entrenadores ha sido capaz de sacar lo mejor de él. Ni siquiera Zidane.

El mago de Arroyo de la Miel

Isco Alarcón volvió a ser titular en el Real Madrid, brillando en la goleada blanca al Celta por 6-0.

Isco Alarcón volvió a ser titular en el Real Madrid, brillando en la goleada blanca al Celta por 6-0.

Aparte de Bale, Isco fue el otro gran protagonista del partido, volviendo a ser titular tras su lesión. El malagueño marcó el tercer gol en una jugada suya típica. Partió desde la izquierda, se colocó el balón a la diestra y desde fuera del área, mandó el balón a la escuadra del Celta para dejar el partido finiquitado antes del descanso.

En la segunda parte, antes del triple cambio que hizo Zidane (cambió a sus tres delanteros de una tacada, dando entrada a Asensio, Lucas y Mayoral), el Real Madrid siguió disfrutando ante un rival al que lo que más le conviene es perder de vista al ex ayudante de Luís Enrique. Un tipo con gran prensa a su espalda pero que ha hecho naufragar un gran proyecto como el de este Celta que no juega a nada sin Iago Aspas.

El Real Madrid cerró la goleada con el tanto de Achraf en el primer cuarto de hora de la segunda parte, un autogol del Celta y el tanto de Kroos, a pase de Borja Mayoral. Aún queda un partido, en Villarreal, la última prueba antes de Kiev. Visto lo visto, Zidane tendrá problemas para elegir qué 11 jugadores salen de inicio. Veremos se se atreverá con Bale o no.

¡Buenas Apuestas!