El campeón de liga y doble campeón de Europa volvió a ceder un empate en casa, el segundo consecutivo, ante otro equipo valenciano, el Levante de Muñíz. Las rotaciones esta vez no le funcionaron a Zinedine Zidane, que volvió a no tener su mejor día en el banquillo merengue.

Otro experimento fallido de Zizou

Marco Asensio jugó los 90 minutos del partido de su equipo ante el Levante y, como ante el Valencia, no pudo liderar al campeón español a la victoria.

Marco Asensio jugó los 90 minutos del partido de su equipo ante el Levante y, como ante el Valencia, no pudo liderar al campeón español a la victoria.

Quizás sea exagerado hablar de exceso de confianza del que posiblemente haya sido el mejor entrenador de la última temporada, pero lo cierto es que extraña que en este arranque de temporada, tras las dudas que dejó el equipo hace quince días ante el Valencia, el Real Madrid sacará un equipo experimental para recibir al Levante, el campeón de la Segunda División la temporada pasada, que había demostrado una enorme solidez en las dos primeras jornadas.

Más allá de la presencia de Casilla en portería, Zidane situó un doble lateral zurdo con Marcelo y Theo Hernández, jugando a la vez en una extraña combinación, sobre todo, cuando el mayor peligro en ataque de los levantinistas, José Luís Morales, estaba sancionado. Kroos y Marcos Llorente eran los dos pivotes titulares, con tres medias puntas como Asensio, Lucas Vázquez y el citado Marcelo, dejando a Benzema en punta. Las críticas a Bale le costaron su titularidad en un partido en el que, al final, se acabó de mostrando que era necesario contar con al menos dos delanteros. La ausencia del canterano Borja Mayoral, el único delantero centro puro del equipo, fue tan inexplicable como la presencia de Marcos Llorente en lugar de Kovacic.

Muñiz se sale con la suya

Ivi López marcó el tanto del Levante el Santiago Bernabéu en el empate a 1 de los levantinistas ante el campeón.

Ivi López marcó el tanto del Levante el Santiago Bernabéu en el empate a 1 de los levantinistas ante el campeón.

El Levante tuvo claro desde el primer minuto que su suerte en el partido estaba en aguantar las embestidas del campeón liguero, y esperar a tener su oportunidad para marcar y llegar al tramo final con la opción de meter al macedonio Enis Bardhi. El plan fue saliendo tal cuál lo planeó Muñiz, que vio como en la primera ocasión que tuvo su equipo, el madrileño Ivi López se sacaba de la manga un control inverosímil que dejó cazando gamusinos a Carvajal, batiendo sin ningún problema a Kiko Casilla en el minuto 12.

El gol metió los nervios en el Real Madrid, que vio como Benzema se lesionaba de la forma más tonta. Gareth Bale salió para ocupar su sitio en el minuto 29 y demostró que, con espacios, podía ser clave en la remontada de su equipo. Así lo demostró cons dos buenos desmarques y un par de buenas ocasiones para marcar que fueron detenidas por Rubén, el mejor del partido.

Sin Morata no hay remontada

Gareth Bale reemplazó a Benzema como delantero centro del Real Madrid y tuvo las mejores ocasiones para marcar.

Gareth Bale reemplazó a Benzema como delantero centro del Real Madrid y tuvo las mejores ocasiones para marcar.

En una jugada a balón parado, un remate de Sergio Ramos acabó siendo despejado por el meta visitante, pero el rechace le quedó muerto a Lucas Vázquez, que empató en el minuto 36.

Zidane acabaría metiendo a Isco y Kovacic, dos que debieron salir de inicio, ya en la segunda mitad. La confianza del equipo y el público en el gol salvador en los minutos finales, clave en los éxitos del año pasado, quedó en nada ya que uno de esos goleadores milagrosos marcaría un par de horas más tarde, con otra camiseta, en otro campo, en otro liga, mientras que los Blancos se tenían que conformar con enfadarse con la actuación arbitral (de nuevo, un mal arbitraje de Hernández Hernández, demasiado severo con la expulsión de Marcelo) y echar de menos al jugador más determinante de la plantilla, ausente aún por los dos próximos partidos ligueros.

¡ Síguenos en Facebook Twitter !